Gallery Magic Johnson muestra su aprecio por los adventistas con una donación de US$550,000

17 de mayo de 2016 | Huntsville, Alabama, Estados Unidos |Ramona L. Hyman, Universidad Oakwood y Andrew McChesney, editor de noticias, Adventist Review

El ex estrella estadounidense del baloncesto, Earvin “Magic” Johnson Jr. ha donado más de medio millón de dólares a la Universidad Oakwood y a la Iglesia de la Universidad Oakwood, por la influencia que los adventistas del séptimo día han tenido en su vida.

“Magic” Johnson, de 56 años, quien creció dentro de una familia adventista, se retiró de la práctica del baloncesto profesional en la década de los 1990 y se convirtió en un próspero hombre de negocios con intereses en el mundo del entretenimiento y los deportes. Pero el sábado pasado le dijo a la congregación de la Iglesia de la Universidad Oakwood, en Huntsville, Alabama, que él también es cristiano.

“Heme aquí”, dijo “Magic” Johnson al aceptar la Presea Humanitaria 2016, el 14 de mayo. Yo era el jugador base del equipo de Los Ángeles Lakers —vestía aquellos pequeños shorts de la época— y hacía lo mío. Era muy feliz, pero no me sentía completo. Así que ahora soy un jugador base para el señor”.
“Magic” Johnson anunció que estaba donando US$50,000 a la Universidad Oakwood para becas de estudiantes, en aprecio a la contribución de esta universidad a la educación de su familia.

“Mi familia ha estudiado en esta bella universidad”, dijo. “Mi madre se aseguró de que mis hermanas no tuvieran otra opción, sino ir a Oakwood”.

Dijo que las becas eran en honor de su madre, Christine Johnson, miembro adventista por más de 45 años, quien asistió a la ceremonia. Estuvieron también presentes en la iglesia, su padre, Earvin Johnson Sr. y su esposa Earlitha “Cookie” Johnson, oriunda de Huntsville.

Dijo que recordaba que su madre iba de puerta en puerta dando a conocer el amor de Jesús.

“Muy pocas personas prestaban atención, pero ella continuaba haciéndolo”, agregó.

Dijo también que estaba haciendo una donación de US$500,000 destinados a la construcción de un nuevo Centro de Vida Familiar en la Iglesia de la Universidad Oakwood.

“Tengo fe en ese hombre y en la obra que está llevando a cabo”, dijo refiriéndose a Carlton Byrd, pastor principal de Ia Iglesia de la Universidad Oakwood.

El Pastor Byrd entregó a “Magic” la presea humanitaria por su labor en favor de comunidades desatendidas y de pocos recursos, a través de la Fundación Magic Johnson, que promueve la concientización respecto al VIH y el SIDA, distribuye becas estudiantiles y opera Centros de Habilitación de la Comunidad, que ponen la tecnología informática en manos de comunidades urbanas de etnicidad diversa. Esta fundación invierte US$20 millones asistiendo a más de 250,000 personas cada año.

“El Hermano Magic y la Hermana Cookie han hecho tanto”, dijo el Pastor Byrd. “Es importante para nuestros jóvenes ser expuestos a personas que están marcando una gran diferencia positiva”.