Gallery Adventistas de Jamaica llevan a cabo campaña de evangelización en un bar

10 de marzo de 2015 | Trelawny, Jamaica | Dyhann Buddoo-Fletcher/DIA/Adventist Review

Lo que menos quisieran muchos cristianos es ser encontrados alguna vez en un bar. Sin embargo, un grupo de adventistas de Jamaica pasó cuatro semanas en un bar, no bebiendo o fumando o bailando, sino alabando al Señor.

La iglesia adventista de Duncans organizó una campaña de evangelización en el bar comunitario de Longwood Walk, después de una larga búsqueda de un lugar apropiado donde reunirse en el noroeste de Jamaica.

Al finalizar el mes de reuniones, doce personas fueron bautizadas.

“Ustedes han escuchado de campañas en una tienda, han escuchado de campañas en una iglesia, pero esta es la primera vez que algunos de ustedes escuchan de una campaña en un bar”, dijo Tavaughn Thomas, pastor distrital que estuvo al frente de las reuniones, durante el sermón del último sábado.

Thomas dijo que había esperado llevar a cabo las reuniones en el pueblo cercano de Spice Hill, pero que los planes no tuvieron éxito.

“Dios tenía otros planes para nosotros, y aquí estamos, en la Comunidad de Logwood, porque hay muchas aves heridas que aquí mismo que ahora necesitan de Cristo”, dijo.

La iglesia adventista Duncans, que tiene 236 miembros, suscribe a todas las creencias adventistas, que incluyen la oposición de la denominación al alcohol. El anciano de iglesia Randall Duncan dijo que simplemente no se les hizo fácil hallar un lugar apropiado para llevar a cabo una reunión de tamaño considerable.

“Llegué a la comunidad buscando un lugar, y encontramos este bar”, expresó.

El bar estaba cerrado temporalmente, dado que su dueño había solicitado una nueva licencia para vender bebidas alcohólicas.

Duncan buscó al dueño, le hizo abrir el lugar para inspeccionarlo, y llegó a un acuerdo para alquilar las instalaciones a comienzos de enero.

“Eso fue tres semanas antes del comienzo de la campaña”, relató.

Pero entonces, el dueño del bar desapareció. Duncan no podía encontrarlo en ningún lugar, y no tenía un número de teléfono para contactarse con él. Como se acostumbra en la zona, las dos partes no había intercambiado información de contacto al acordar los términos del acuerdo.

La iglesia decidió seguir adelante con la publicidad de la campaña, que mencionaba la dirección del bar como el lugar de las reuniones. Solo un día antes del comienzo de la campaña de evangelización, la esposa de Duncan encontró el número de teléfono del dueño en un cartel recién colocado en la ventana del bar.

El resto es historia. Una multitud atestó todas las noches el bar para la campaña de evangelización de Thomas denominada “La campaña del evangelio de la verdad real”, y los que llegaron tarde descubrieron que solo había lugar para permanecer de pie durante el sermón final del sábado 28 de febrero.

“Sé que algunos de ustedes no están aquí para ver a un predicador”, dijo Thomas durante el sermón. “Están aquí no para ver que está sucediendo en el bar, un lugar donde en el pasado se servía licores, coñac, vodka y cigarrillos, un lugar donde la gente solía jugar al billar, y maldecir con malas palabras. Ustedes no están aquí ver la transformación de este lugar.

“¡Ustedes están aquí para ver a Jesús!”, dijo en medio de gritos de “¡Amén!” y “¡Aleluya!” de parte de los oyentes.

A medida que hablaba, un hombre ingresó al lugar con una botella de cerveza en la mano. Se aproximó a Thomas y  le hizo un gesto con el puño en aparente señal de aprobación del mensaje.

Observando e incorporando todas las actividades estaba Roy Sergeant, de 73 años. Sergeant expresó que el lugar de la campaña no le preocupaba, y que simplemente se sentía feliz de bautizarse después de tres cirugías y un terrible accidente de automóvil.

“Llegué simplemente a la conclusión de dar mi vida a Jesús porque él me salvó todos estos años, y por ello lo alabo”, dijo Sergeant.

Esta no fue la primera vez que la iglesia de Duncans llevó a cabo una campaña en un lugar inusual. Hace varios años, se llevaron a cabo dos campañas de evangelización en un salón de baile.

“Esto muestra cuán en serio tomamos la ganancia de almas”, dijo Thomas.