Gallery Iglesia en Sudamérica Expresa Condolencias por la Tragedia Aérea en Colombia

El líder de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en la región de América del Sur expresó sus condolencias después de que un avión que transportaba a un equipo de fútbol brasileño y un considerable número de reporteros se estrelló en una zona escabrosa al sur de la ciudad colombiana de Medellín el lunes por la noche.

El Pastor Erton Köhler , presidente de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en América del Sur , expresó su pesar por el trágico accidente que, de acuerdo con varios informes de prensa, se cobró la vida de al menos 76 personas. La mayoría de los pasajeros del vuelo charter eran jugadores y directivos del equipo de fútbol brasileño Chapecoense , en su camino a jugar la primera final de la Copa Sudamericana en contra de un equipo colombiano.iglesia-en-sudamerica-expesa-condolencias-por-la-tragedia-aerea-en-colombia

 

“La familia Adventista del Séptimo Día en Sudamérica está orando por las familias afectadas por esta tragedia terrible”, dijo Köhler. “Oramos sinceramente  por que la paz y la esperanza que sólo Dios puede dar, pueda fortalecer a las familias de los jugadores, los reporteros y otras personas que viajaban en el avión que se estrelló en Colombia.”

En un desarrollo increíble, la Adventist Review había reportado en enero que Carlos Vítor da Costa Ressurreição, un portero profesional que fue bautizado en la Iglesia Adventista del Séptimo Día hace alrededor de un año, había rechazado un contrato con la serie A del equipo Chapecoense después de no estaban dispuestos a incluir una cláusula especial que le habría permitido saltar partidos y sesiones de entrenamiento los sábados, el sábado bíblico.

La historia fue noticia nacional en Brasil porque el equipo Chapecoense, o ACF, como se le conoce comúnmente, habían mostrado interés en Ressurreição después que jugó un papel decisivo en la asistencia al Londrina Esporte Clube al pasar de la Serie C a la Serie B en el Campeonato Nacional de Brasil.

Pero el  nuevo contrato lucrativo no fue el único beneficio que Ressurreição perdería. Debido a su negativa a entrenar y jugar los sábados, su club Londrina Sporte decidió no renovar su contrato que termina en mayo pasado, el portero Adventista se vio obligado a dejar de jugar profesionalmente hasta hace pocos días, cuando firmó un contrato con un nuevo club que respeta a su observancia del sábado .

“Estoy en paz porque mi vida está en las manos de Dios”, declaró Ressurreição semanas antes de quedarse sin empleo. “El Señor ya ha demostrado en el pasado que Él cuidará de mí.” Via: Adventist Review