Gallery Iglesia Adventista de Cuba capacita a colportores por primera vez en 59 años

Colportores de toda Cuba posan para una fotografía al congregarse en La Habana durante tres días de capacitación para compartir publicaciones en la isla, del 23 al 25 de marzo de 2017. Imagen por cortesía de Dayami Rodriguez/DIA

24 de abril de 2017 | La Habana, Cuba | DIA

Por primera vez en 59 años, la Iglesia Adventista de Cuba reunió a decenas de colportores para un histórico congreso de tres días en la iglesia adventista La Víbora en La Habana, Cuba, el mes pasado.

El evento, que se llevó a cabo bajo el lema “Llevando esperanza”, fue un paso hacia la reorganización desde abajo de los ministerios de publicaciones en Cuba, dijo el pastor Erwin González, director de ministerios de publicaciones de la Iglesia Adventista en Interamérica.

Los colportores aprendieron cuál es el plan de Dios en relación con las publicaciones, y cuál es la función de ellos como mensajeros misioneros. Se instruyó a los líderes y a los administradores en el proceso de estructurar, reclutar y preparar a los colportores, estableciendo objetivos para los próximos meses, e iniciando una escuela de colportaje.

“Es un progreso extraordinario para el ministerio de las publicaciones de Cuba”, dijo el pastor González, que estuvo al frente del congreso en el país.

Según González, fue un evento fundamental para ayudar a formar a los colportores de Cuba que han sido mensajeros fieles de la verdad sin ninguna capacitación formal.

“Las visitas de casa en casa para dar estudios bíblicos y cualquier promoción de la religión y las creencias no estaba permitida, con excepción del radio de cien metros de distancia de la iglesia”, explicó González.

Los colportores de Cuba se comprometieron a hacer brillar la luz de la esperanza en sus comunidades. Imagen de Erwin González/DIA

La obra de las publicaciones adquirió fuerza en 2014, cuando la unión solicitó y distribuyó cien mil ejemplares misioneros del libro “Más allá de la imaginación”, de John T. Baldwin, L. James Gibson y Jerry D. Thomas.

“Muchos miembros compraron los libros por su cuenta y los distribuyeron en toda la isla”, dijo González.

En esa época, tres estudiantes de teología se registraron en el Seminario Teológico de Cuba. Dos eran de México y uno de Guatemala, y los tres comenzaron a compartir su experiencia en colportaje con sus compañeros.

“Los estudiantes extranjeros animaron, capacitaron y acompañaron a los estudiantes de teología para esparcir la esperanza por medio de las publicaciones”, dijo González. “Construyeron ese puente que ayudó a lanzar el ministerio de las publicaciones en los cinco campos locales de Cuba”.

Risseldy Pillo, director de publicaciones de la Iglesia Adventista en Cuba, dijo que la gente está sedienta de nuevos libros. Muchos pastores de otras denominaciones han comprado cajas de libros adventistas para distribuirlos entre sus miembros.

La Casa Publicadora de Interamericana, IADPA, una de las dos casas publicadoras de Interamérica, está proveyendo los libros a bajo costo en Cuba, dijo González. “Aunque los salarios aquí son bajos, la gente está ahorrando para comprar los libros”, contó.

“Nuestro objetivo es tener cincuenta colportores de tiempo completo para fin de año, y duplicar esa cantidad para el fin del quinquenio”, dijo Pillo. Uno de los desafíos más grandes es el costo de entrada que tiene que pagar el colportor, dijo Pillo. “Muchos tienen que ahorrar bastante para poder comprar los libros que ya tienen un precio que fue reducido por la casa publicadora y la unión”.

Los colportores Magda Canelles y Maria Lunar testificaron de una familia entera que aceptó el evangelio y fue bautizada en la iglesia gracias a las publicaciones que recibieron.

Los líderes se muestran optimistas, y continúan avanzando para evangelizar por medio del ministerio de las publicaciones.

El presidente de la Iglesia Adventista de Cuba, el pastor Aldo Pérez, admitió su inexperiencia como miembro de iglesia cuando crecía y más tarde como líder. “Esto es todo nuevo para nosotros. El colportaje no era parte de nuestro ministerio en el pasado, pero por la gracia de Dios, cumpliremos la tarea que tenemos por delante con las publicaciones”, dijo Pérez.

El siguiente paso después de la capacitación es que los colportores lleguen a ser parte del equipo de tareas que tiene la iglesia en la isla, dijo González. “Veo la dedicación y el espíritu gozoso que tienen de verdaderos misioneros, entusiasmados por compartir las buenas nuevas de salvación sin hacerlo por el dinero”.

La Iglesia Adventista de Cuba tiene más de 33.500 miembros, que se reúnen en 457 iglesias y congregaciones.

Dejanos tus Comentarios con Facebook

comentarios

Powered by Facebook Comments